Proyecto Educativo: Departamento Psicopedagógico y de Orientación

La orientación y la acción tutorial jugarán en nuestro Sistema Educativo un papel fundamental y constituyen un elemento básico para el desarrollo y mejora de la calidad del proceso de enseñanza-aprendizaje.

La orientación e intervención psicopedagógica se articula desde el Departamento de Orientación en cada uno de los niveles educativos con la guía de un equipo de especialistas en psicología y pedagogía que abordan las siguientes áreas de trabajo:

  1. Coordinación y asesoramiento a tutores y profesores.
  2. Valoración psicopedagógica colectiva e individual: pruebas de inteligencia, personalidad, orientación profesional, hábitos de estudio, estrategias de aprendizaje…
  3. Prevención e intervención: atención a alumnos de altas capacidades, tratamiento de dificultades de aprendizaje, programas de desarrollo personal y social…
  4. Atención personal: entrevistas con padres, alumnos, tutores…
  5. Formación permanente: formación e información a los equipos de profesores sobre los últimos avances en el campo de la
    psicopedagogía.

Medidas de atención a la diversidad para alumnos con dificultades curriculares.

Introducción.

La presencia de este alumnado en nuestras aulas, así como de todos aquellos que, por distintas causas precisan en algún momento ayudas pedagógicas “extraordinarias”, nos lleva a intentar adaptar los medios a nuestro alcance (organización, métodos, tiempos…) para llevar a cabo una enseñanza diversa y ajustada a las necesidades de aprendizaje del alumnado. Esto tiene necesariamente implicaciones en las decisiones que adoptemos en este Proyecto Curricular y en las programaciones de aula.

Medidas básicas que facilitan el tratamiento de la diversidad.

  • La respuesta a la diversidad en el currículum del centro.
    1. Actuaciones relativas a los objetivos y contenidos:
      • Adecuación de los objetivos generales de Etapa y de Área al contexto y a las características y necesidades del alumnado del centro.
        Para realizar esta tarea utilizaremos las siguientes estrategias:

        • Seleccionar y priorizar determinadas capacidades.
        • Añadir aspectos relacionados con los valores asumidos por el centro, las necesidades educativas especiales del alumnado, las opciones pedagógicas asumidas por el profesorado, etc.
      • Introducción de nuevos objetivos y contenidos atendiendo a las necesidades educativas especiales existentes en el centro (desarrollo de la autoestima, valores de solidaridad, cooperación, colaboración, respeto a las diferencias…).
      • Establecimientos de prioridades entre los diferentes contenidos seleccionados, definiendo convenientemente los mínimos básicos.
      • Secuenciación de objetivos y contenidos de manera que faciliten la reelaboración de los aprendizajes en aproximaciones sucesivas.
    2. Actuaciones relativas a la metodología y a las actividades de enseñanza-aprendizaje:
      • Establecimientos de criterios comunes para toda la etapa que facilite una respuesta normalizada frente a las necesidades educativas especiales.
      • Fomento de la Acción Tutorial que lleve a un mayor grado de comunicación e interacción, aceptación y respeto de las diferencias… También garantiza el poder prever posibles dificultades de aprendizaje, anticipándose a ellas y evitándolas en lo posible; permite detectar aquellas necesidades y dificultades más o menos especiales y articular las acciones educativas que permitan disminuirlas o compensarlas.
      • Creación de un clima de ayuda y seguridad que fomente el placer de aprender.
      • Adopción de acuerdos didácticos que tiendan a favorecer:
        • El aprendizaje significativo
        • El mayor grado de comunicación e interacción entre profesor alumno y entre alumnos.
        • La incorporación de los profesionales de apoyo a la dinámica del aula.
        • El uso de una gran variedad de estrategias instructivas y recursos didácticos.
        • La motivación, partiendo de los intereses.
        • El refuerzo positivo, valorando el esfuerzo y no sólo los resultados.
        • El uso de nuevas tecnologías como medio didáctico que apoya el proceso de enseñanza-aprendizaje.
      • Formulación de criterios claros y precisos para la realización de las adaptaciones curriculares.
      • Planificación de actividades que aborden los mismos contenidos a través de modalidades o lenguajes diferentes.
      • Diseño de actividades con distintos grados de dificultad y que permitan diferentes posibilidades de ejecución y expresión.
      • Selección preferente de materiales que, siendo especialmente beneficiosos para los alumnos con necesidades educativas especiales, resultan válidos para el conjunto del alumnado.
      • Formulación de criterios claros y precisos para la selección, elaboración y adaptación de materiales por parte de los profesores.
      • Establecimiento de las coordinaciones básicas entre el profesorado que atiende al alumnado con n.e.e.
    3. Actuaciones relativas a la evaluación:
      • Adecuación de los criterios de evaluación a las n.e.e. existentes en el centro.
      • Introducción de criterios de evaluación en función de las n.e.e.
      • Gradación de los criterios de evaluación en cada una las áreas.
      • Determinación de los procedimientos e instrumentos más idóneos y las posibles adaptaciones de uso habitual para evaluar a los acnee.
      • Selección de técnicas e instrumentos de evaluación variados y versátiles.
      • Realización de una forma más pormenorizada de la evaluación inicial para los acnee.
      • Mayor sistematicidad en la evaluación, que debe ser realizada en equipo y de forma explícita, con unos canales de comunicación eficaces para que llegue a todos. Para ello se establecen reuniones de coordinación, se utilizan fichas de seguimiento, hojas de registro, etc.
      • Realización de un seguimiento del acnee mucho más exhaustivo.
      • Elaboración del boletín de información a las familias con información cualitativa y comprensible.
      • La respuesta a la diversidad y la organización del centro. Medidas generales:
        • Participación del alumnado c.n.e.e. en los proyectos comunes y en las actividades del centro.
        • Organización del tiempo de forma flexible en relación con las actividades a desarrollar y con las características del alumnado. Tendremos en cuenta:
          • Cuál es la duración más adecuada de las actividades para no aumentar de forma innecesaria la fatiga del alumno, teniendo en cuenta su capacidad para mantener la atención.
          • La necesidad de que estos alumnos puedan tener un apoyo específico. Es necesario articular de forma adecuada los momentos en los que va a salir del aula ordinaria, en qué áreas o actividades, con el objetivo de que se perjudique lo menos posible la participación con su grupo de referencia.
          • La duración y los momentos de descanso serán, por lo menos, iguales que los de sus compañeros.
          • El tiempo extraescolar, en sentido amplio, es utilizable para desarrollar actividades importantes para este alumnado (generalizar aprendizajes y emplearlos de una forma funcional, realizar actividades deportivas adaptadas,  encuentros con iguales, etc.
        • Posibilidad de utilizar distintos tipos de agrupamiento dentro del aula.
        • El espacio y el mobiliario se adaptará a las condiciones de uso requerida y facilitará los desplazamientos, las interacciones y el seguimiento de la dinámica de la clase.
        • Establecimiento de las coordinaciones entre el profesor tutor con el profesorado de apoyo, con la orientadora, con la familia, etc.
        • Delimitación clara de las funciones y responsabilidades de los diferentes profesionales del Equipo de Apoyo.
        • lanificación y realización conjunta de las programaciones, adaptaciones y evaluación.

Medidas específicas. Criterios:

  • Se adoptarán medidas educativas específicas cuando el alumno/a no supere los objetivos y criterios de evaluación de las distintas áreas.
  • Se propone la siguiente secuencia de medidas, siguiendo el principio de mayor a menor normalización e integración.
    1. Adaptaciones no significativas.
    2. Refuerzo.
    3. Apoyo.
    4. No promoción.
    5. Adaptaciones significativas.
  • La decisión para el establecimiento de la medida pertinente será tomada por el profesor tutor con la colaboración del Equipo de Apoyo y de la orientadora.
  • También corresponde a éstos el diseño y planificación de las actividades necesarias para los alumnos con adaptaciones curriculares, apoyo, refuerzo…
    1. Adaptaciones curriculares no significativas u ordinarias. Criterios:
      • Las adaptaciones curriculares suponen una estrategia didáctica dirigida a facilitar, en la medida de lo posible, que los alumnos con dificultades se enfrenten en las mejores condiciones al aprendizaje de las distintas áreas. El marco de referencia de las mismas es, pues, el currículo ordinario.
      • Las adaptaciones curriculares ordinarias no afectarán al currículo básico de las áreas. Se trata de ajustes poco significativos en los contenidos, formas de enseñar, procedimientos de evaluación o recursos utilizados. En este sentido, aunque se tratan de adecuar a las necesidades del alumno, no suponen una individualización extrema de la enseñanza. Esto hace que puedan establecerse adaptaciones-tipo , con la posibilidad de ser utilizadas con un cierto número de alumnos con características similares.
      • Las adaptaciones curriculares, entendidas como ajustes de la programación de aula a las características y necesidades de los alumnos, serán decididas y desarrolladas por el profesor tutor durante la programación habitual de la clase.
      • Las adaptaciones curriculares ordinarias se aplicarán siguiendo el orden que exponemos:
        1. Adaptaciones organizativas:
          • Tienen como objeto de atención tanto el propio currículo del aula, como las condiciones de infraestructura en el que éste se desarrolla. Afecta, por tanto, a:
            • El tipo (o tipos) de agrupamientos de alumnos previstos para la realización de las diferentes actividades de enseñanza-aprendizaje (organización de los grupos de forma más flexible y diversificada, tutoría entre compañeros, colaboración entre iguales, etc.).
            • La organización didáctica del aula (rincones de trabajo, talleres, mayor preparación de aprendizajes prácticos…).
            • La organización de los tiempos previstos para el desarrollo de los diferentes elementos del currículo del aula.
        2. Adaptaciones en la evaluación:
          • Por lo general, se trata de sencillas modificaciones que afectan al modo de presentar las actividades de evaluación y/o a la introducción de técnicas o instrumentos no previstos para la mayoría de los alumnos.
        3. Adaptaciones en la temporalización:
          • Son modificaciones que atañen a la temporalización prevista para el desarrollo de determinados contenidos y, en consecuencia, el logro de determinados objetivos terminales.
        4. Adaptaciones en los procedimientos didácticos y en las actividades de enseñanza-aprendizaje:
          • Introducción de actividades complementarias de carácter global.
          • Introducción de actividades previas que dan significado, para un alumno o grupo, a las actividades primeras pensadas para todo el grupo.
          • Introducción de actividades alternativas a las generales planificadas para el grupo-clase.
          • Introducción de actividades complementarias de refuerzo y apoyo.
          • Modificación del nivel de complejidad de las actividades:
            • Eliminando parte de sus componentes.
            • Presentar la tarea ya organizada en los sucesivos pasos que la componen.
          • Modificación de la selección de materiales.
          • Adaptación de materiales.
        5. Adaptaciones relativas a los objetivos y contenidos:
          • Priorización de un determinado objetivo general y de los contenidos que favorecen su desarrollo, frente a otros.
          • Priorización de un bloque de contenidos determinado frente al resto de los que constituyen el currículo del aula.
          • Priorización de un tipo u otro de contenidos.
          • Secuenciación pormenorizada de determinados contenidos que requieren de procesos de aprendizaje jerarquizados y que suponen algún tipo de dificultad específica para un alumno o grupo de alumnos.
          • Repaso de determinados contenidos para garantizar el dominio o la consolidación de su aprendizaje.
          • Eliminación de los contenidos menos relevantes, secundarios, para realizar un tratamiento más intensivo y programado de los considerados básicos, mínimos o esenciales.
    2. Refuerzo educativo. Criterios.
      • El refuerzo tiene como objetivo completar lagunas de conocimiento o repasar los contenidos concretos en determinadas áreas trabajadas en clase, que presenten una especial dificultad al grupo o a un alumno concreto, bien sea en la asimilación, en el manejo o en la aplicación de los mismos.
      • Se aplicará después de la adopción de adaptaciones curriculares no significativas en el aula.
      • El refuerzo será impartido por el profesor tutor correspondiente a través del empleo de estrategias metodológicas adecuadas (ritmo más lento, pasos más cortos, más instrucciones, más actividades relacionadas con un contenido determinado…) y recursos específicos.
      • La aplicación de esta medida tiene carácter esporádico, es decir, ajustada a un momento concreto y no con carácter regular.
    3. Apoyo educativo. Criterios.
      • El apoyo tiene la finalidad de recuperar deficiencias básicas que dificultan en el alumno poder seguir el desarrollo ordinario de las clases.
      • En general, el apoyo adoptará la forma de actividades realizadas por el alumno junto a otro profesor distinto al profesor tutor. No obstante, este último podrá contribuir a dicho apoyo proporcionando materiales, recursos o tareas específicas que le ayuden a superar sus dificultades.
      • El apoyo, en general, será impartido por el profesor de apoyo (de Pedagogía Terapéutica) y por la profesor especialista en Audición y Lenguaje.
      • La demanda para proporcionar apoyo a un alumno corresponde al tutor. En todos los casos se requerirá el asesoramiento de la orientadora del centro.
      • Cuando se considere necesario que un alumno reciba apoyo específico durante el siguiente curso académico, el tutor hará constar esta circunstancia en el informe de evaluación final del ciclo.
      • Cuando sea posible (porque la metodología lo permita, la coordinación, la disponibilidad horaria…), para lograr la máxima normalización, los apoyos se realizarán dentro de clase.
      • Cuando se puedan organizar grupos de alumnos con dificultades semejantes o cuando el beneficio del apoyo externo sea mayor que la pérdida de horas de otras clases, el apoyo será fuera del aula.
      • Con respecto a los tiempos de apoyo en relación a la programación de aula, el apoyo podrá ser de tres tipos, de acuerdo a las características y necesidades del alumno:
        • Previo o de anticipación. Se trata de proporcionar al alumno materiales con actividades para que los realice por anticipado, o bien trabajar con él lo que va a tratarse más adelante.
        • Simultáneo. Puede hacerse mediante la propuesta de materiales o el apoyo de un profesor para afianzar los contenidos abordados en clase.
        • Posterior o de revisión. Puede hacerse mediante la propuesta de materiales o el apoyo de un profesor para afianzar los contenidos abordados en clase.
      • La modalidad de apoyo dependerá de:
        • El tipo de necesidades que presenta el alumno, determinadas a partir de la evaluación psicopedagógica.
        • La organización y metodología de trabajo establecidas en el aula.
        • Los objetivos que el alumno con necesidades educativas especiales puede compartir con su grupo clase, así como la adaptación curricular individualizada que se haya elaborado para dar respuesta a sus necesidades específicas.
      • El número de sesiones semanales debe determinarse siempre en función de las necesidades, pero procurando que los apoyos individuales o en pequeño grupo sean los menos posibles para evitar que pierda la referencia del grupo.
    4. No promoción.
      • Se propondrá la permanencia de un alumno durante un curso más en el ciclo cuando se considere que la misma permitirá al alumno conseguir los objetivos de la etapa o que será beneficioso para su socialización.
    5. Adaptaciones significativas. Criterios.
      • Las adaptaciones curriculares individuales o significativas suponen la modificación (normalmente supresión) de los objetivos y contenidos considerados nucleares o básicos del área o áreas. En consecuencia, afectará igualmente a los criterios de evaluación. Por este motivo, comprometen la superación de los objetivos de Etapa. Esto hace que sólo se deban adoptar después de haber valorado cuidadosamente todas las circunstancias que rodean al alumno y de haber fracasado otras medidas previas.
      • Por regla general, se propondrán para alumnos con dificultades graves de aprendizaje, habitualmente debidas a condiciones de discapacidad personal.
      • En todos los casos, se exige la evaluación psicopedagógica previa y la elaboración de un documento (DIAC: Documento Individual de Adaptaciones Curriculares) en el que se concretan las adaptaciones propuestas para el alumno.
      • Partiremos siempre de una evaluación amplia del alumno y del contexto en el que se lleva a cabo el proceso de enseñanza-aprendizaje para determinar cuáles son las necesidades en ambos e introducir las modificaciones o ajustes que las compensen.
        • Con el fin de establecer el nivel de aprendizaje del alumno y tomar las decisiones más adecuadas, el profesor tutor, con la colaboración del Equipo de Apoyo, realizará principalmente:
          • La evaluación del nivel de competencia curricular.
          • La valoración de su Estilo de Aprendizaje (modo en que el alumno aborda el aprendizaje de cada área).
          • La evaluación de los contextos de aprendizaje.
          • La aportación de sugerencias que ayuden a realizar la adaptación curricular más conveniente, incluyendo los apoyos y refuerzos que se consideren necesarios.
      • Las decisiones de carácter general recogidas en la ACI (áreas implicadas, horarios, criterios de evaluación y promoción, colaboración con la familia…) serán competencia del profesor tutor con el asesoramiento del Equipo de Apoyo (profesor de Pedagogía Terapéutica, especialista en Audición-Lenguaje y Orientadora).
      • Favoreceremos la participación de la familia en las decisiones que afecten a la escolarización de los alumnos con necesidades educativas especiales.
      • Los ajustes o modificaciones de tipo significativo se concretarán en las siguientes tareas:
        • Adaptaciones relativas a los objetivos:
          • Eliminación de ciertos objetivos básicos por considerar que están más allá de las posibilidades de un alumno determinado. También se realizará con carácter previamente temporal, es decir, con la intención de “recuperarlo” tras un cierto tiempo.
          • Introducción de objetivos específicos no previstos para el conjunto del grupo de referencia, con carácter alternativo, es decir, como sustitutos de otros objetivos que son simultáneamente desestimados o eliminados. Y esto, también, con independencia de que la medida se tome con carácter temporal o definitivo.
          • Introducción de objetivos específicos, no previstos para el conjunto del grupo de referencia, con carácter complementario, que vienen a cubrir una necesidad peculiar.
        • Adaptaciones relativas a los contenidos:
          • Introducción de nuevos contenidos, no previstos para el conjunto del grupo de referencia, dirigidos al logro de objetivos generales sí planteados para todos.
          • Introducción de nuevos contenidos, no previstos para el conjunto del grupo de referencia, dirigidos al logro de objetivos específicos.
          • Eliminación de contenidos previstos para el conjunto del grupo de referencia del alumno, que se consideran mínimos o fundamentales en la etapa.
        • Adaptaciones relativas a la metodología:
          • Modificación drástica de los procedimientos y organización didáctica del aula.
          • Introducción de métodos muy específicos de acuerdo a las necesidades muy particulares del alumno.
        • Adaptaciones en la evaluación:
          • Selección diferenciada y adaptación de técnicas e instrumentos.

Procedimientos previstos para la elaboración de las adaptaciones curriculares.

  1. Detección de dificultades en el aprendizaje y necesidad de plantear una adaptación curricular.
    Generalmente, cuando nos encontramos con un alumno que tiene dificultades para aprender, éstas las va detectando el profesor tutor. También se da la situación en la que el tutor cuenta con información sobre las dificultades del alumno porque ya existe un estudio efectuado por el E.O.E.P. o por la orientadora del centro. En este caso, se incluyen indicaciones para la modalidad educativa o para las adaptaciones curriculares.
    En el primer caso, cuando las dificultades no se hayan detectado antes, es ahora cuando se precisa concretarlas y proponer actuaciones.
    Si no se tiene información del acnee, en el momento que se detecten las dificultades, el tutor solicitará evaluación psicopedagógica y, posteriormente, se analizarán cuantos datos se aporten del alumno y del contexto con el fin de evaluar las causas de las dificultades, valorar qué aspectos del contexto puedan estar entorpeciendo su proceso de aprendizaje, concretar las necesidades y la respuesta a éstas.
  2. Valoración de las medidas ordinarias adoptadas previamente.
    Si se han adoptado previamente medidas de carácter ordinario y están dando los resultados previstos, el alumno en cuestión continúa con el currículum ordinario dando por finalizado el proceso y, si fuera necesario, manteniendo las medidas adoptadas.
    En el caso en que las medidas no hayan surtido el efecto deseado y el alumno siga manifestando dificultades de aprendizaje es el momento de plantearnos llevar a cabo una adaptación más significativa del currículum, de acuerdo con las conclusiones de la evaluación psicopedagógica.
  3. Fuentes de información.
    La toma de decisiones relativa a la elaboración de la adaptación curricular se basará fundamentalmente en el análisis de la escolaridad previa y en el proceso de evaluación psicopedagógica, que incluirá necesariamente información sobre el contexto familiar:

    1. Una fuente de información la constituye los documentos existentes en su expediente personal.Del análisis del expediente y de las entrevistas con la familia obtenemos datos relevantes referentes a su escolarización como son: centros donde ha estado escolarizado, áreas en las que ha manifestado especial interés, dificultades, medidas que se adoptarán, relaciones establecidas; aspectos relevantes de su personalidad, etc.
      Otros datos relevantes para la toma de decisiones lo constituyen aquellos matices que conformen su forma peculiar de acceder al aprendizaje, su estilo de aprendizaje.
    2. La segunda fuente de información nos la proporciona los resultados de la evaluación psicopedagógica que permitirá identificar las necesidades educativas del alumno en términos de sus competencias en relación al currículo. También ésta debe valorar la influencia del contexto educativo y socio-familiar. Al hacer la valoración tendremos en cuenta los aspectos que favorecen el proceso de enseñanza-aprendizaje y aquellos otros que lo obstaculizan.
  4. Propuesta de adaptación curricular.
    Después de la recogida de información y de su estudio concluimos en un juicio acerca de la existencia o no de necesidades educativas especiales que justifiquen la necesidad de proceder a elaborar una adaptación del currículo. Ahora corresponde planificar la respuesta más idónea que se ajuste a las capacidades, intereses y motivación del alumno.
    Las adaptaciones se elaborarán abarcando dos frentes:

    1. Adecuación de los elementos de acceso al currículo: recursos personales, recursos materiales, aspectos organizativos…
    2. Adecuación del currículo. Las adaptaciones partirán del currículo ordinario, alejándose lo menos posible de él e ir de menos a más en cuanto a su significatividad. Creemos que si podemos alcanzar los objetivos variando las actividades, las metodologías, la temporalización o seleccionando contenidos determinados será preferible a modificar directamente los primeros. Esto exige buenos niveles de coordinación entre el profesor titular y los profesionales que colaboran en la planificación y aplicación de las adaptaciones.
  5. Modalidad de apoyo y provisión de recursos.
    El criterio que presidirá las decisiones relativas a la provisión de recursos ha de ser su pertinencia para llevar a cabo dicha propuesta curricular. En este sentido, cabe distinguir entre recursos organizativos y metodológicos y la contribución directa de otros profesionales (profesorado de apoyo y otros especialistas).
    Los apoyos se establecerán de una forma flexible, en cuanto a su duración. Podrán suspenderse, reducirse o ampliar su duración en función de los resultados, de tal manera que el alumno esté en todo momento lo más próximo al currículo de su grupo de referencia.
  6. Colaboración familiar.
    La colaboración familiar resulta imprescindible, ya que, por una parte, la familia aporta datos necesarios y relevantes para la evaluación psicopedagógica y, por otra parte y recíprocamente, tienen derecho a recibir información de todo el proceso de diagnóstico de las necesidades educativas especiales y a poder autorizar los cambios en el currículo de sus hijos.Su colaboración en el desarrollo del currículo propuesto consiste en seguir unas pautas complementarias de la tarea escolar, como: fijar el tiempo de estudio, el empleo del tiempo libre, las normas de alimentación, higiene y descanso, etc.
    Las familias de los acnee mantendrán con el tutor la misma relación que el resto de los compañeros de su grupo ya que lo comparten, es decir, se trata de acudir a las reuniones generales de centro, de clase o a las entrevistas individuales que se convoquen. Además, el profesor de apoyo colaborará con los tutores en el mantenimiento de un contacto más frecuente con estas familias, pues, es necesario para poder realizar un seguimiento continuo del proceso de enseñanza-aprendizaje que sirva para acordar las colaboraciones concretas en aquellas materias o aspectos específicos del mismo que se estipulen.
  7. Criterios de evaluación y promoción.
    El criterio fundamental para la evaluación y promoción del alumnado que ha seguido una adaptación curricular será la “evaluación integradora”. Se trata de valorar globalmente si el alumno ha conseguido la madurez suficiente en relación con las capacidades que le permitan promocionar al curso siguiente y no área por área.
    La evaluación debe referirse a los objetivos establecidos en su adaptación curricular, reflejando el progreso realizado y con independencia de los criterios establecidos para el resto de sus compañeros.
  8. Seguimiento.Resulta necesario evaluar el proceso de enseñanza, es decir, la planificación y puesta en marcha de la adaptación curricular.La evaluación se referirá a aspectos generales como: el acierto en el diseño de los elementos curriculares, el desarrollo del programa de apoyo, los resultados obtenidos, la idoneidad de los recursos previstos, etc.

    Los resultados de esta evaluación darán lugar a las modificaciones correspondientes.

  9. Registro de todo el proceso por escrito.Este registro se materializa en el Documento Individual de Adaptación Curricular (DIAC) que contiene todos los apartados necesarios para hacer un planteamiento curricular adecuado individualmente por un alumno concreto.Son cuatro los grandes bloques de que consta el documento:
    • Bloque 1º.- Datos de identificación del alumno y de su historia, del centro y de los profesionales responsables.
    • Bloque 2º.- Datos relevantes para la toma de decisiones. Recoge los siguientes ámbitos: estilo de aprendizaje, análisis del contexto escolar y familiar, nivel de competencia curricular.
    • Bloque 3º.- Determinación de necesidades educativas especiales y propuesta de la respuesta curricular más adecuada a nivel de etapa, curso, área y unidad didáctica, modalidad de apoyo, provisión de recursos y colaboración familiar.
    • Bloque 4º.- Criterios generales de evaluación y promoción así como el seguimiento de la adaptación realizada.

    En cuanto a la vigencia de los datos, señalamos que determinados bloques y apartados no varían con el tiempo, otros que tienen una vigencia variable y habrán de modificarse cada curso y, por último, hay otros que se van generando a medida que avanza el proceso de enseñanza-aprendizaje del grupo.

ORGANIZACIÓN DEL SISTEMA DE APOYO EN EL CENTRO.

    1. Modalidades de apoyo.
      Señalamos a continuación las diversas modalidades con las que contamos y que utilizamos combinándolas entre sí:
      Modalidades de apoyo:

      • De acuerdo al tipo de agrupamiento.
      • Según el espacio donde tiene lugar.
      • Teniendo en cuenta la persona encargada de realizarlo.
      • Según el momento en que se realiza.
        • Individual
        • En grupos reducidos
        • Grupos flexibles
        • Dentro del aula
        • Fuera del aula
        • Profesor tutor
        • Profesor de apoyo
        • Especialista
        • Otro profesor
        • Compañero
        • Previo a la explicación en el grupo-clase
        • Simultáneo
        • Posterior
        • Combinación de los anteriores

      En general, las decisiones sobre la elección de las distintas modalidades se toman tras haber realizado previamente un análisis sobre una serie de aspectos que son determinantes:

      • Las necesidades educativas y características del alumno.
      • La Adaptación Curricular Individualizada, que nos indica los objetivos y contenidos que puede compartir con su grupo-clase (con o sin adaptaciones) o el área o áreas que precisan atención individualizada.
      • La organización y metodología de trabajo establecidas en el aula de referencia.
      • La coordinación y trabajo en equipo entre el profesor tutor u otros profesores y el profesorado de apoyo.

      Teniendo en cuenta estos aspectos, llevamos a cabo las siguientes tareas:

      1. Establecer el área o áreas en las que se realizan adaptaciones y/o aquellas en las que el alumno/a precisa apoyo.
      2. Determinar qué tipo de apoyo es más idóneo.
      3. Reparto de funciones, tareas y responsabilidades entre los distintos profesionales.
      4. Coordinaciones.
      5. Confección del horario teniendo en cuenta los tiempos de apoyo al alumno.
      6. Seguimiento y evaluación del proceso

      Relacionando la modalidad de apoyo con el perfil del alumnado, estas son las decisiones concretas que tomamos:

      1. El alumnado con necesidades educativas especiales asociadas a discapacidad o con dificultades de aprendizaje de carácter permanente:
        • Reciben apoyo preferentemente en su aula si el grado de distanciamiento curricular no es muy importante.
        • Cuando existen adaptaciones significativas en varias áreas, con supresión o modificación de objetivos y contenidos, se realiza dentro o fuera del aula dependiendo de la organización y metodología del aula y la posibilidad de trabajo en equipo entre el profesorado.
        • La intervención más especializada tiene lugar fuera del aula.
      2. Los alumnos/as con desfase significativo de nivel de competencia curricular recibe ayuda individualizada en el aula de apoyo.
      3. El alumnado con problemas de adaptación y conducta es atendido por el profesorado de apoyo. Salvo en casos excepcionales, la ayuda se presta siempre en el contexto del aula (hábitos, habilidades sociales, técnicas de trabajo intelectual, potenciación de la atención…).
      4. El alumnado con ritmo lento de aprendizaje y dificultades transitorias es atendido:
        • Dentro del aula si los contenidos son accesibles a sus posibilidades.
        • En grupo flexible.
        • Fuera del aula si precisa una intervención especializada.
    2. Priorización en los criterios de atención al alumnado.
      Los criterios básicos por los que se establece la prioridad en la intervención del profesorado de apoyo son:

      • La evaluación psicopedagógica del alumno, que nos indica el número y naturaleza de sus necesidades educativas especiales.
      • El distanciamiento del nivel de competencia curricular con respecto a su grupo de referencia y la necesidad de una intervención especializada.
      • La necesidad demandada por el profesor tutor o por otro profesor, una vez tomadas las medidas posibles para la atención del alumnado en el aula.

En general, el orden de prioridad, estableciéndolo siempre con la flexibilidad necesaria y basándonos en el análisis de cada caso, en la atención del alumnado por el Equipo de Apoyo es el siguiente:

  1. Alumnado con necesidades educativas especiales asociados a discapacidad psíquica, sensorial o a contextos socio-culturales desfavorecidos.
  2. Alumnado con dificultades de aprendizaje de carácter permanente.
  3. Alumnado con un desfase significativo de nivel de competencia curricular con respecto al de su grupo-clase.
  4. Alumnado con problemas de adaptación y conducta.
  5. Alumnado inmigrante con distinta lengua vehicular a la española, absentista y de escolarización tardía.
  6. De ritmo lento en sus aprendizajes y dificultades de aprendizajes transitorias.
    1. Organización y funcionamiento del Equipo de Apoyo.
      • Organización.

Cada componente del Equipo de Apoyo estará adscrito a una etapa del centro y a un determinado perfil del alumnado. La distribución queda como sigue:

        • El primer profesor P.T. interviene en la Etapa de E. Primaria.
        • El segundo profesor P. T. Interviene en la Etapa de E. Secundaria Obligatoria.
        • El profesor especialista en Audición y Lenguaje atiende los problemas de lenguaje de los alumnos con necesidades educativas especiales, de los alumnos de E. Infantil con dificultades importantes y colaborará con los tutores de primer Ciclo de E. Primaria en la organización de “grupos flexibles”, interviniendo con el alumnado que presenta mayor dificultad en la adquisición de la lecto-escritura.
        • El orientador interviene directamente con el alumnado que presenta problemas de adaptación y conducta.

Los profesores de apoyo están adscritos a los ciclos y participan en las reuniones de los equipos de ciclo en que intervienen.

  • Funciones.

 

  1. Orientar y asesorar a los órganos de gobierno y de coordinación docente en la atención a la diversidad.
  2. Sensibilizar e informar a toda la Comunidad Educativa en todo lo referente al alumnado con necesidades educativas especiales.
  3. Colaborar en la prevención, detección y valoración de los problemas o dificultades de aprendizaje, así como planificar de manera coordinada su tratamiento.
  4. Elaborar propuestas acerca del tratamiento a la diversidad.
  5. Elaborar en coordinación con el equipo educativo que atiende al alumnado con necesidades educativas especiales las respuestas educativas que precise (adaptaciones curriculares, programas específicos…).
  6. Intervenir directamente en las actividades educativas de apoyo al alumnado.
  7. Supervisar las tareas de refuerzo educativo al alumnado con dificultades, que realiza el profesor tutor u otro profesor.
  8. Fomentar la coordinación con todos los profesionales que intervienen en el proceso educativo del alumnado.
  9. Ofertar al profesorado materiales para la atención del alumnado con necesidades educativas especiales o dificultades.
  10. Participar en el seguimiento y evaluación del alumnado con necesidades educativas especiales y de los procesos de adaptación curricular.
  11. Colaborar con el tutor y demás profesorado en la orientación a las familias de los alumnos atendidos con el objetivo de fomentar su participación en el proceso educativo de sus hijos.
  12. Contribuir a la formación del profesorado del centro en todos los aspectos relativos al tratamiento a la diversidad.
  13. Participar en la elaboración de los Proyectos Curriculares junto al resto del Claustro y colaborar con el profesor tutor en la programación del aula.
  14. Evaluación del Plan de Actuación Anual.
  • Principios: Los principios que guían las tareas de apoyo son los siguientes:
  • La tarea de apoyo engloba todos los ámbitos de la educación. No sólo abarca el trabajo sobre la competencia curricular, sino también su evolución y maduración personal y social.
  • Es tarea en la que debe participar toda la comunidad escolar: profesor tutores, equipo docente, orientadores, compañeros…
  • Se planifica de forma individual y flexible.
  • Es complementaria al diseño de adaptaciones curriculares que se realiza para un alumno determinado.
  • La responsabilidad sobre cada uno de los alumnos con necesidades educativas de un determinado grupo es fundamentalmente del profesor tutor, actuando el profesor de apoyo como  cotutor de cada uno de estos alumnos.
  • El equipo de apoyo colaborará estrechamente con el resto del profesorado para favorecer actuaciones coherentes en la respuesta a la diversidad.
  • El alumnado con necesidades educativas especiales permanecerá en el aula ordinaria en aquellas materias o actividades en las que precisan menos adaptaciones y en las que, por lo tanto, su participación es mayor.
  • Los objetivos y contenidos susceptibles de ser tratados por el profesorado de apoyo son aquellos que, tras la evaluación psicopedagógica, se detecten como prioritarias y que, por estar alejados de manera muy significativa de los del grupo, no pueden ser tratados por el profesorado ordinario.
  • La intervención del profesorado de apoyo se realizará preferentemente dentro del aula, especialmente en la etapa de E. Infantil. Se trabajará fuera del aula cuando se dé algunos de estos motivos:
    1. Dificultad para trabajar dentro del aula (por la organización y metodología).
    2. Necesidad de trabajar aspectos muy específicos.
    3. Necesidad de rentabilizar el trabajo.
    4. Evitar la dispersión de la atención del alumnado.
  • Se procurará que el apoyo sea paralelo al área en la que el alumno presenta el desfase curricular, evitando que coincida con aquellas áreas que pueden fomentar y favorecer su integración social y participación en su grupo de iguales. Suele referirse a contenidos de las materias instrumentales u otras áreas o aspectos en que el alumno presenta mayores dificultades.
  • El tipo de agrupamiento dependerá de:
    • El nivel de competencia curricular, edad, actitud, proceso de adaptación similar.
    • Los objetivos y contenidos que se vayan a reforzar en relación con el nivel de competencia curricular del alumno.
    • El número de alumnos que precisan ser atendidos.
    • El apoyo se realizará en grupos reducidos salvo para aquellos alumnos que precisen de recursos materiales y/o estrategias muy específicas.
  • La evaluación del alumnado se realizará por todo el profesorado implicado en el proceso educativo. Se partirá de la evaluación psicopedagógica que incluya la evaluación del nivel de competencia curricular y de estilo de aprendizaje, en base a las cuales se elaboran las oportunas adaptaciones curriculares y, en su caso, programas específicos de acuerdo a sus necesidades.
  • Actuaciones concretas durante el curso y su temporalización.
    • Inicio del curso: El Equipo de Apoyo elaborará al inicio de cada curso su plan de actuación. En éste se recoge fundamentalmente:
    • La organización y planificación general con criterios de flexibilidad.
    • Las actuaciones habituales y las prioritarias para ese curso.
    • Las programaciones de las actuaciones específicas (logopedia, psicomotricidad, atención…)
    • La programación para el Grupo de Trabajo “Elaboración de materiales y adaptaciones curriculares para acnee”.

    El primer punto de organización y planificación general al comienzo del curso es fundamental como inicio de todo proceso. Aquí se planifica lo siguiente:

  • La información inicial a los tutores y equipos docentes: características de los alumnos con necesidades educativas especiales atendidos, medidas educativas que se van a adoptar, horario y modalidad de apoyo, determinación de responsabilidades, planificación de las coordinaciones,recursos materiales…
  • Apoyo y refuerzo por otros profesores, monitorización de los compañeros…
  • Confección de horarios.
  • Organización de espacios.
  • Distribución alumnado-profesorado de apoyo y agrupamientos.
  • Coordinación con apoyos externos (ASSIDO, Atención Temprana, ONCE…)
  • Seguimiento del alumnado atendido.
  • Información y colaboración de las familias.
  • Revisión de la documentación de cada alumno (Evaluación psicopedagógica, DIAC…)
  • Revisión con los profesores tutores de Plan de Acción Tutorial de cada grupo para que tenga en cuenta las necesidades del alumnado atendido.
  • A lo largo del curso: El Equipo de Apoyo lleva a cabo habitualmente las siguientes actuaciones:
  • Atención directa al alumnado, prioritariamente a aquel que precisa atención especializada.
  • Participación en la Comisión de Coordinación Pedagógica.
  • Participación en los equipos de ciclo en los que interviene.
  • Seguimiento del alumnado.
  • Elaboración conjunta con el profesor tutor y el equipo docente del DIAC y de las Unidades Didácticas adaptadas.
  • Participación en el Grupo de Trabajo “Elaboración de materiales y adaptaciones curriculares para acnee”.
  • Participación en las Juntas de Evaluación trimestrales en E.S.O..
  • Participación en la cumplimentación del Boletín de Información a las Familias.
  • Coordinación con los apoyos externos (Centro Municipal de Atención Temprana, profesora del equipo ONCE, ASSIDO…)
  • Propuesta de materiales y otros recursos.
  • Velar junto al tutor por la integración socio-afectiva del alumnado con necesidades educativas especiales (co-tutoría)
  • Entrevistas periódicas con las familias.
  • Al finalizar el curso :
  • Colaboración en la toma de decisiones sobre la promoción del alumnado con necesidades educativas especiales
  • Información a las familias.
  • Memoria del Equipo de Apoyo.
Contacta con nosotros

Usted puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted, lo antes posible.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search